El invierno de Morena

 | Columnas

lunes, 18 de enero de 2021
Imagen de Fernando A. Crisanto
Del reportero
El invierno de Morena
Por  Fernando A. Crisanto 13 de Enero de 2021, 05:27 am

 

La disputa por la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Puebla será más intensa que el clima frío que siente en estos días.

Originalmente, desde el año pasado, se veían dos frentes abiertos: el de la reelección de Claudia Rivera Vivanco y las aspiraciones de Gabriel Biestro Medinilla impulsadas desde Casa Aguayo.

En los últimos días el senador Alejandro Armenta Mier levantó la mano y ayer confirmó que va en serio por esa posición y si se aplica el método de las encuestas tiene la seguridad de resultar el mejor posicionado en su partido.

La terna está integrada y, si no hay un acuerdo básico, será una verdadera cena de negros.

El propio Armenta, que de esto sabe, advierte que antes de definir a una candidata o un candidato es necesario un acuerdo de unidad de los aspirantes o de lo contrario quien sea nominado corre el riesgo de perder en forma estrepitosa ante la alianza PAN-PRI-PRD.

Los tres aspirantes tienen intereses encontrados, ya que no por el hecho de ser militantes de Morena coinciden y están dispuestos a ceder en sus aspiraciones. En los tres casos, ellos y sus grupos saben que quien gane la presidencia municipal de Puebla será en automático precandidato a la gubernatura en 2024.

Eso encona aún más el conflicto.

Rivera Vivanco en su calidad de mujer quiere repetir como presidenta municipal y aprovechar su experiencia. Con contactos en la dirigencia nacional de su partido y la presidencia de la República, cuenta con base social y recursos para una campaña que le compita a la oposición, a pesar de que estos aprovecharan las críticas ciudadanas a su gestión.

Biestro Medinilla tiene a su favor el apoyo y cariño de su jefe, el gobernador Barbosa, quien confía en él y quisiera que sea su sucesor en Casa Aguayo. No es el más popular y más que en una encuesta impulsará la realización de un proceso interno donde los consejeros y militantes del partido lo designen. Poco comulga con la cultura y las formas de los poblanos y sin el apoyo de la autoridad municipal su cuesta es más empinada.

Armenta Mier es un político poblano con experiencia electoral y en la administración pública, su paso por el PRI le dio también mañas y formas de actuar, tantas que lo han llevado a presidir la influyente Comisión de Hacienda del Senado. Fiel y eficaz operador del coordinador de la Cámara Alta, Ricardo Monreal, es una ficha de ese ajedrez que ve todo en dirección a 2024.

Sabe el legislador que requiere del apoyo del gobernador y de la presidenta municipal para conseguir un triunfo electoral rotundo, máxime si el candidato del PAN-PRI-PRD es Eduardo Rivera Pérez, y si no por lo menos que no sea sometido al fuego amigo.

El invierno de Morena está marcado por un conflicto fratricida del que pueden salir muy dañados y en consecuencia perder la alcaldía de la capital.

Sólo si desde Palacio Nacional llaman y controlan a los actores bajará la tensión, que todos los días sube en este frío invierno, que sólo la lucha por el poder calienta.

 

De las anécdotas que se cuentan

Josefa González Ortiz Mena, tiene alrededor de 55 años y su vida ha transcurrido entre temas ambientales, lo mismo ha trabajado por la protección de la guacamaya roja que acciones a favor del reciclaje, particularmente del PET.

Es egresada de la Universidad Anáhuac, en donde cursó la licenciatura en Derecho. Tiempo después, atendió una maestría en Arte, en Berkeley. Y durante una temporada fue secretaria administrativa de los Posgrados en Derecho, en la UNAM.

Con una formación a todas luces priista, un día experimentó una transformación y comenzó a trabajar con López Obrador. La conexión entre ambos se dio en Chiapas, ese territorio en donde residen varios exgobernadores que le han dado dinero, cobijo y no pocos problemas.

Un día, el tabasqueño nombró a Josefa, secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales a nivel federal. El gusto duró poco, del 1 de diciembre de 2018 al 25 de mayo de 2019.

Detener un vuelo de Aeroméxico para que ella pudiera abordarlo fue el detonador de su salida y nadie metió las manos al fuego por ella.

Josefa fue la primera renuncia en el gabinete de López Obrador. Por supuesto, la fortuna de su familia se encargará de que ella pueda buscar otros proyectos sin tribulaciones ni congojas.

De hecho, es posible que se le vea regresar al poder, pero transmutada.

Su padre es Patrocinio González Garrido, uno de los represores más agresivos de los que se tenga memoria en el estado de Chiapas y durante una temporada, a nivel federal.

Dicen los que saben que González Garrido anda muy movido y que podría dar alguna sorpresa.

Las bolsas con papel estraza tienen un precio y habrá que considerar que la mano dura puede ser la solución para muchos problemas que el presidente Andrés Manuel López Obrador no puede solucionar.

Cuando los abrazos cansan, los guantazos imperan.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

*AR

Anteriores

16 de Enero de 2021
15 de Enero de 2021
14 de Enero de 2021
12 de Enero de 2021