El congelamiento

 | Columnas

viernes, 15 de enero de 2021
Imagen de Fernando A. Crisanto
Del reportero
El congelamiento
Por  Fernando A. Crisanto 19 de Noviembre de 2020, 05:28 am

 

Apenas había anunciado Pfizer que tenía resultados optimistas con su biológico contra el Covid-19 y un periodista le preguntó al inefable Hugo López-Gatell si México ya se aprestaba para comprar millones de dosis al gigante farmacéutico.

Fiel a su estilo, el funcionario mintió con la verdad o dijo la verdad, mintiendo.

Señaló que para emplear un producto como el mencionado, era indispensable una cadena de proveeduría que garantizara al ultracongelamiento del mismo.

Y para zanjar rápido el tema, señaló que ningún país tiene garantizada una cadena de ultracongelamiento.

No hay que pensar demasiado que el especialista le sigue tendiendo la cama al tándem Astra-Zéneca y a CanSino Biologics, empresas de las que se ha escrito largamente.

Especialistas consultados señalan que una cadena de ultracongelamiento debe garantizar una temperatura que puede ir de los -30 a los -40 grados centígrados, algo así como cinco veces el enfriamiento de un congelador doméstico.

Diciéndolo de forma sencilla, el biológico debe sacarse del ultracongelamiento e ir ingresando a la temperatura ambiental, entre tres y cinco días. Pero debe manejarse en condiciones de máximo cuidado, sin romper un protocolo específico.

Es correcto lo que dice López-Gatell en el sentido que ningún país tiene una red de ultracongelamiento funcional, pero eso no significa que muchas naciones sí tengan la capacidad para montarla en poco tiempo.

El problema más grande que existe en México con cualquier vacuna y no con alguna que requiera de una red de ultracongelamiento es algo más que tener un refrigerador o un congelador.

La logística y la inseguridad son los verdaderos embrollos.

Hace pocos días, en Aguascalientes se encontraron varias misceláneas que vendían, además del pan tostado, los refrescos y el recaudo, pruebas rápidas para detectar COVID-19. Inmediatamente se armó un revuelo por semejante hallazgo.

El problema no es del tendero que consiguió las pruebas en el mercado negro y decidió ganarse unos pesos de más, expendiéndolas como si fueran curitas. El tema es que el gobierno federal no ha masificado el uso de pruebas ni permite que se masifiquen en forma particular.

La vacuna requerirá entonces que el gobierno federal y los estatales hagan un doble ejercicio: es un hecho que no habrá una sola marca para vacunar al país entero, sino que llegarán varias, por lo que no solo tendrían que ofrecerse en el sector público, sino también expenderse en farmacias, a efecto de que cada quien se aplique la que desee.

Monopolizar la vacunación es una tentación partidista que trae un enorme riesgo consigo. Asegurar la vida a cambio de la adicción a un régimen.

Por otra parte, la logística de distribución de una vacuna requerirá que se implemente una red capaz de llegar a los rincones más apartados del país, con el biológico en perfectas condiciones y, sobre todo, sin propósitos proselitistas.

Viene el inminente y político 2021 y no faltará quien decida ofrecer vacunas a cambio de la credencial de elector.

Además, será indispensable que las Fuerzas Armadas coparticipen en esa logística: grupos criminales como los Zetas o el Cártel Jalisco Nueva Generación tienen la capacidad para robar a cualquier camioneta que transporte vacunas y después, subir videos a YouTube en donde se vea a sus elementos vacunar “gratuitamente” a la gente de cualquier comunidad modesta.

Esos son los verdaderos problemas en los que se meterá el gobierno federal cuando lleguen los primeros lotes de vacunas.

La red de ultracongelamiento es lo de menos, lo demás es la capacidad del Estado para garantizar un abasto oportuno y seguro a la población.

Y para que esto realmente funcione, será imprescindible que López Obrador vea como Jefe de Estado a México y no como la oportunidad para ajustar cuentas con los gobernadores que no son adictos a la 4T.

Hay gobernadores nefandos que llegaron al poder por Morena y que solo se sostienen en el poder, porque aplauden lo que el presidente dicta.

En el PRI y en el PAN también hay casos similares, que de repente se asumen críticos del sistema y tras algún aviso de la Fiscalía General de la República, se callan sin chistar.

Sería lamentable que a los gobernadores que sí son opositores a López Obrador, no reciban en las mejores condiciones las vacunas que les corresponden.

Como podrá verse, hay cosas peores que la ausencia de una red de ultracongelamiento en México.

Ahora, se está ultracongelando el federalismo, algo peor a todas luces.

De las anécdotas que se cuentan

1.- Las Fuerzas Armadas mexicanas están de plácemes.

La liberación de cargos en Estados Unidos al General Salvador Cienfuegos cambió una realidad que era sombría y amenazaba con poner a todo el Ejercito en el banquillo de los acusados.

La comunicación de los generales desde la tarde del martes es fluida y en todos existe la confianza de que el actual gobierno federal respetará a su institución y a ellos les reconocerán su lealtad.

Los Jefes de la Sedena empezaron a respirar tranquilos.

La rebelión e inestabilidad de la disciplina militar estuvieron en juego.

2.- Esto también pasa en México

El expresidente, Enrique Peña Nieto reapareció ayer en Twitter para mandar sus condolencias a Andrés Manuel López Obrador y manifestar su pésame por el deceso de la maestra Candelaria Beatriz López Obrador.

“Expreso mis sentidas condolencias al Presidente Andrés Manuel López Obrador y a su familia, por el fallecimiento de la Profesora Candelaria Beatriz López Obrador.  Descanse en paz”, escribió el exmandatario priista.

Sin duda condolencias con corona floral.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

*AR

Anteriores

15 de Enero de 2021
14 de Enero de 2021
13 de Enero de 2021
12 de Enero de 2021
11 de Enero de 2021