Los beneficiarios de Walmart

Síguenos

Puebla hoy

Ahora que el caso de corrupción de Walmart irrumpió en la agenda social, económica y política del país, vale la pena dejar en claro que Puebla fue el estado donde más creció porcentualmente en los últimos tres años y en el caso de la capital el gestor para esa empresa en la administración de Blanca Alcalá fue su entonces secretario de Gobernación, Juan de Dios Bravo, quien esta semana fue designado dirigente estatal del sector popular del PRI y no tiene inmunidad.
La decisión de la empresa de generar un liderazgo nacional con sus tiendas fue “cueste lo que cueste” y eso propició que presidentes municipales, regidores y funcionarios condicionaran permisos y firmas para avalar su instalación si los representantes del capital gringo se ponían la del Puebla con ellos. Y eso pasó, tanto que repartieron millones de dólares en los escritorios de ayuntamientos y quizá de algún gobierno estatal.
Por lo pronto, en Houston, el presidente Felipe Calderón dijo ayer que los sobornos en que incurrió la cadena Walmart en México lo tienen muy indignado. “Sí, hay mucha corrupción en nuestro país por desgracia, por ejemplo, me refiero a este tema que salió hace poquito de una cadena de tiendas muy grandota que no me acuerdo de su nombre... eh no, de Walmart, que a mí me tiene muy indignado”.
Desde su posición de poder y en el país que origina la inversión, Calderón agrego: “yo creo que es una empresa que ciertamente ha generado muchos empleos en México y ha hecho cosas buenas, pero lo que no se vale es hacer negocio a base de mordidas” y anunció que su gobierno hará una investigación al respecto.
Por más que algunos medios de comunicación han callado sobre el tema, algunos porque son beneficiarios de la publicidad que paga la cadena Walmart, el tema no se puede ignorar tanto que los políticos que están involucrados en la sospecha han salido al paso.
Por ejemplo, Blanca Alcalá, candidata a senadora del PRI, reconoció que durante su gestión en el municipio de Puebla sus funcionarios aprobaron estudios de prefactibilidad para que la cadena instalara una sucursal en La Margarita.
Por supuesto, se deslindó de los sobornos que directivos de la trasnacional entregaron a funcionarios estatales y municipales para expandirse rápidamente en México y dijo que “existía la prefactibilidad que está condicionada a muchos temas y que solamente hasta que se hayan resuelto, es que se podían dar las licencias definitivas”, así es que ella como Pilatos ya se lavó las manos y si se instala un Walmart en un parque que es municipal tendrá que ser con permisos de otra administración.
Pero esa papa caliente la dejó pasar pronto el presidente actual, Eduardo Rivera, cuando se deslindó del conflicto que hay para la construcción de un Walmart en la Margarita. Aclaró que “no hay ninguna licencia de construcción otorgada por parte del ayuntamiento (actual)”, y agregó que la acción que se vaya a realizar por parte del ayuntamiento será respetando absolutamente la ley y que en ese sentido ahora el gobierno municipal será cuidadoso y estará atento de cualquier permiso que otorgue a empresas sin importar el tipo, para que se respete la ley.
Si en verdad se investiga, como se comprometió la matriz en Estados Unidos y el presidente Calderón en México, va a salir lumbre de los nombres, entidades y ayuntamientos que están involucrados.
La corrupción es un cáncer en México y tienen que venir de fuera las presiones para que en realidad se apliquen las leyes que existen pero simplemente son letra muerta, como demostró la denuncia por corrupción de Walmart, la principal empleadora privada en el país.

fcrisanto00@yahoo.com.mx
fcrisanto00@gmail.com
@fercrisanto